5 CLAVES PARA ABRIR TU PRESENTACIÓN

1024 576 Gabriel Nuñez

Muchos oradores expresan pensamientos profundos y desafiantes al comenzar y al finalizar cada reunión, charla o presentación.

Luego de leer este post sobre la manera de abrir una presentación o charla, te serán de gran ayuda “5 claves para cerrar tu presentación”.

Todos tomamos una posición mental frente a otra persona cuando esta habla, sea en el ámbito que sea. El comienzo debe garantizarte la atención de quienes te escuchan, y lo lograrás si les das la necesaria posición mental.
Te recomiendo, como para ir calentando motores, que utilices algunas de estas opciones a la hora de arrancar:

 

Sin miedo al silencio.
A muchos se les dificulta manejar los silencios en medio de una reunión; pero si te sientes muy seguro durante tu presentación podrás salir como todo un triunfador. Para esto, deberás decir algunas líneas de tu presentación y luego hacer un breve silencio y permanecer tranquilo. A continuación, otra vez dices unas líneas y haces un breve silencio. Esta es una forma ágil y simple de ganar la reunión. Sólo ten las garantías de permanecer tranquilo y concentrado en los oyentes.

 

Indica “un antes, un ahora, y un después”.
Ya sea que marques algo sucedido en el pasado; que reveles algo que está ocurriendo; o digas que algo está por pasar en el futuro; en cualquiera de los casos los participantes se mantendrán atentos debido a que todos tenemos un sentido de la proyección. Por ejemplo:
• Antes, en el pasado: “En los 80´s, las personas sólo permanecían 1 hora por día frente a sus pantallas”.
• Ahora: “Hoy, 30 años después, las personas pasan 5 horas expuestas a sus pantallas”.
• Después, en el futuro: “Con esta proyección, ¿qué piensan ustedes? Científicos aseguran que en 20 años estaremos frente a una pantalla, al menos 10 horas diarias”.

 

Una frase matadora.
“De lo que abunda en el corazón, hablará la boca”; “No todo lo que brilla es oro”; “El liderazgo es servicio y no ser servido…”; etc. Frases como estas te permiten comenzar con la charla de manera directa…sin dilaciones. Simplemente buscas una frase reconocida de algún artista, un político, deportista, científico, etc. La idea es que encuadre con tu mensaje. Una vez que tengas la seguridad de que la frase puede vincularse con el tema que seguirás compartiendo durante la jornada, la “tiras” arriba de la mesa y adelante!

 

¡No sabía!
Si te dijera, por ejemplo, que las ovejas no beben agua en movimiento; o que nuestro cabello crece más rápido durante la noche, y que perdemos aproximadamente 100 pelos por día; que las hormigas nunca duermen; que los ratones no vomitan; que las caricaturas del Pato Donald fueron prohibidas en Finlandia porque éste no utilizaba pantalones; o que un estornudo viaja en tu boca a casi 1000 Km/h., es muy probable que con esta información nuestra vida no cambie en absoluto, ¡pero seguro estarás de acuerdo en que suenan más que interesantes!

 

El objeto.
A veces es acertado contar con un apoyo o bastón para llamar la atención: un objeto cualquiera, una lámina, un dispositivo, etc. Cualquier elemento que se relacione con el tema del día y que lo tengas cubierto antes de presentarlo, hará que los participantes mantengan la curiosidad hasta que sea el momento oportuno para mostrarlo.

 

Nos vemos. Nos leemos. Nos escuchamos.
Gabriel.