Al final, el público no queda convencido de lo que decimos, sino de lo que entiende.