Aquel que utiliza discursos grandilocuentes y palabras exuberantes tiene menos atractivo que quien se muestra sensible y humilde ante su audiencia.