El liderazgo fundado en principios, en valores; es decir, el verdadero liderazgo, no es el de quién está por encima siendo servido sino del que va a la par de los demás sirviendo.