No es la impostación de la voz ni la técnica lo que hace mover a la audiencia sino la convicción y el entusiasmo que transmitas.