No es suficiente con educar; es necesario instruir, guiar, orientar, y dar el porqué y el para qué.