Primero, una visión. Luego, continuar avanzando. Finalmente, controlarla y sentirla a diario.