Tener pequeños progresos habla mejor de nosotros que mostrar grandes cambios.