LÍDERES VIOLENTOS. TIEMPOS PELIGROSOS

1024 577 Gabriel Nuñez

Soy un curioso promotor del liderazgo basado en valores y principios y creo profundamente que corren tiempos peligrosos.

Salvo Gómez Centurión, el resto de los líderes que se dieron cita en el debate presidencial, quienes pretenden dirigir los destinos de nuestro país, no son más que hombres amantes de sí mismos, avaros, ególatras, soberbios, ingratos, sin piedad, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, envanecidos en sus estúpidos y circulares razonamientos; creo que aman más los deleites de sus propias ideas y palabras que a Dios. Aparentan ser piadosos y protectores, pero con sus expresiones han demostrado negar la eficacia de la piedad. Personalmente, prefiero cruzarme de vereda si me los encuentro algún día.
Lo único claro es que el entendimiento de estos cuasi líderes está corrompido, y en cuanto a la fe, la ética y la moral, no califican ni siquiera dentro de los mil primeros. La insensatez y contradicción con la que se manejan es tan notable que no podrán seguir avanzando mucho más; al menos no serán trascendentes.
No hay ninguno que guste de la buena conducta, que tenga un propósito claro, fe, amor, paciencia, integridad, honestidad, justicia, equidad. Creo que estos tipos irán de mal en peor, engañando con sus demagógicas palabras y burdos gestos coacheados por alguien peor que ellos y siendo engañados por quienes, detrás del mismo tenor de intereses, los siguen al son de la música que eligen escuchar.
Yo, por mi parte, pienso en persistir en lo que he aprendido y en lo que he sido persuadido, pues sé qué he aprendido y de quién he aprendido. Desde la niñez he conocido acerca de principios establecidos por Dios, los cuales proveen sabiduría y pueden, independientemente de aquel que esté en el poder, brindarme las garantías suficientes para vivir reposadamente y de manera íntegra y completa.
Sigamos conectados.
Gabriel.
WhatsApp chat